Justicia de Paz y de Faltas realizó su plenario anual de manera virtual

Nov 19 2020
Con autoridades del Poder Judicial
Este jueves 19 de noviembre por la mañana se realizó el Plenario de Justicia de Paz y Faltas 2020 donde se reunieron los jueces y juezas, secretarios y secretarias de los Juzgados de Paz y de Faltas de toda la provincia del Chaco de manera virtual a través de la plataforma Cisco Webex. La apertura estuvo a cargo de las máximas autoridades del Poder Judicial del Chaco: la presidenta del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Iride Grillo, la jueza Emilia Valle y el juez Rolando Toledo, la defensora general Alicia Alcalá, el procurador general Jorge Canteros y demás autoridades. 
 
En su presentación, la jueza Valle expresó que este fuero se vincula con la justicia más cercana, que están en contacto más directo aún con los ciudadanos. Dijo que estos plenarios que son tan importantes y se hacen desde hace tantos años que ya son un “ícono” en la vida judicial. Y valorizó la relevancia de la justicia de Paz y Faltas que son los que tienen que intervenir primero siempre por la distribución que tienen en todo el ámbito de la provincia del Chaco. 
 
Por su parte, Toledo sostuvo que son necesarias las recategorizaciones de los juzgados de Paz y de Faltas, que es un compromiso asumido. También destacó la importancia de los jueces y juezas de Paz y de Faltas. Y agregó que considera imprescindible la intervención de todos y todas en un proyecto para la definición salarial, destacando que se requerirá de todo el personal de este fuero en un proyecto uniforme y conjunto. También señaló que es imprescindible que se involucren en la digitalización, que es lo que ya se viene.
 
Y la presidenta del STJ comenzó diciendo: “Es una buena mañana para recordar particularmente a nuestra siempre viva, siempre presente doctora María Luisa Lucas. En cada oportunidad que pude la recordé porque esta debió ser su Presidencia. Recuerdo que en 2014, cuando llegué al Superior Tribunal de Justicia, ella me pidió particularmente que me ocupe de los Juzgados de Paz y de Faltas y que recorriera la provincia. Ella me recordó cómo fue a cada juzgado, siempre acompañada por su amado Tito. Incluso en su Presidencia anterior sufrió una recaída en su salud haciéndolo, por eso quiero recordarla con tanto amor, porque es la fiel expresión de que no debemos cansarnos”.
 
“También quiero agradecer a cada uno y a cada una de los y las que me precedieron en sus presentaciones. Sobre todo vemos rostros de mujer, que expresan y visibilizan al Poder Judicial en cada Juzgado de Paz y de Faltas, que son nuestra primera justicia y expresión del acceso a todos. Son nuestro ejemplo de lo que debemos representar. De ustedes aprendemos cada día la presencia, la paciencia, la perseverancia y la pacificación. Así debe ser: comprender, compartir nuestro amor, no cansarnos y seguir abogando, siempre abogando por una justicia más justa”, finalizó Grillo.
 
La presentación general estuvo a cargo del inspector de Justicia de Paz y Faltas, Nelson Mussin, quien estuvo acompañado de la subinspectora Claudia Escobar. Mussin agradeció especialmente al STJ, en la persona de la presidenta Grillo, de Valle y Toledo, como así también a la defensora y al procurador. Dio la bienvenida a todos los jueces y las juezas de toda la provincia del Chaco que estaban presentes, recordó también que el plenario se realizó a la memoria de la doctora Lucas y agradeció al Centro de Estudios Judiciales (CEJ) y a la Dirección de Tecnologías de la Información (DTI). Señaló que estas jornadas “son una tradición para nosotros. No debemos nunca resignar esto. Tenemos que abogar por brindar un buen servicio de justicia y no claudicar”.
 
“Este tipo de plenarios nació en Puerto Tirol e intentaremos hacerlos siempre. Nos hubiera encantado generar talleres para desarrollar los temas propuestos pero es lo que tenemos porque estamos en manos de las tecnologías. Nosotros también seguimos trabajando así que dejamos formalmente abierto el plenario”, finalizó.
 
Las exposiciones
La secretaria de Sala Civil del STJ Marta Colussi realizó una exposición denominada: “Competencia por el monto. Momento de determinación – Perpetuatio Jurisdictione, procesos sucesorios y cuestiones de familia. Relaciones de consumo. Criterios del Superior Tribunal de Justicia”. En principio explicó que este proceso los llevó a conectar con los juzgados de Paz y de Faltas, donde están la mayor cantidad de juicios. 
 
En tal sentido, puntualizó que la figura del juez y la cuestión judicial nunca están escindidos de la sociedad que “es la que delega el conflicto al juez, que debe aplicar el derecho. Cuando aparece la cuestión de la competencia en la que debe determinar si el caso encuadra en el fuero, debemos discutir en la Sala para analizar quién debe intervenir. Una resolución de competencias tiene el bagaje de normas que hacen al rol social del juez”, explicó.
 
Y ahí aparece el derecho del consumidor “como primer gran punto. Hay que analizar la jurisprudencia y ahí los jueces se animaron, comenzó a haber un gran movimiento de causas hacia los juzgados de Paz y de Faltas. Es una primera etapa de esa evolución donde debe intervenir el más cercano al domicilio. Así surgió una resolución del STJ en el rol de revisión de la razonabilidad donde se vio nuevamente la cuestión en miras al derecho que se protegía y la finalidad de la norma”.
 
Por su parte, la jueza correccional Natalia Kuray expuso sobre “Recursos de apelación contra las resoluciones de los Juzgados de Paz y de Faltas. Criterios jurisprudenciales. Cómo armonizar eñ Código de Faltas y el Código Procesal Penal de la provincia del Chaco”. En principio, explicó que el de la justicia de Paz y de Faltas con el Fuero Penal tiene que ser “un trabajo mancomunado para comprender la forma de hacerlo mutuamente. Ninguno puede desconocer los derechos y las garantías que tienen las personas que acceden a cualquier tipo de proceso. Muchas veces he recibido expedientes donde imputan una falta determinada y no se especifica el hecho por el cual se atribuye la falta, por ejemplo”. 
 
Con respecto al Código de Faltas y el Código Procesal Penal de la provincia, sostuvo que se trata de “armonizarlos pero tenemos que regirnos por el Código Procesal Penal. Una de las faltas más importantes que hace al debido proceso es que sepan concretamente cuál es el hecho que se les atribuye y las pruebas que hay en su contra, por ejemplo”. También citó los casos en los que “no se hace una valoración de la prueba, hay sólo una enunciación y eso no permite que la resolución esté fundada. Eso también lugar a muchos recursos a los que tenemos que hacer lugar porque no se satisface la motivación de la sentencia”. 
 
Finalmente, la directora del Centro Judicial de Género (CJG), Luciana Sampietro, expuso sobre “Ruralidad, mujer rural. Recomendaciones internacionales. Interseccionalidad de las violencias e importancia del trabajo articulado interagencial”. Agradeció el hecho de haber podido conocer a muchos jueces y juezas de paz y faltas en este contexto de pandemia “que quizás no nos hubiéramos podido ver en la modalidad presencial. Valoro mucho esto”.
 
Finalmente destacó que el CJG está “a disposición plena para todos los que necesiten hablar sobre la temática. Tenemos muchas recomendaciones, informes internacionales, conceptualizaciones sobre todo la Comisión Interamericana de Mujeres, de la ONU, del Instituto Nacional de Mujeres que ahora fue reemplazado por el Ministerio, entre otros”. 
 
Con respecto a la temática de la ruralidad, señaló que “hay un cambio de paradigma en lo judicial que tiene que ver con la humanización de la justicia. Hoy por hoy estamos obligados a generar muchas más redes y posibilidades para que la ciudadanía en su conjunto, y en especial las mujeres, puedan acceder a jiusticia. Hay una carga de desafíos de las justicias locales y comunitarias que supone permanentemente y ustedes nos lo enseñan a nosotros, lleva mucha gestión y se suma con mayor fuerza porque ya no es una cuestión de mera voluntad sino que es una obligación estatal. La intervención en casos de ruralidad debe reconocer las características diferenciales que tienen las comunidades y las mujeres porque la perspectiva de género debe atravesar todos los abordajes que se hacen, no solo desde las oficinas especializadas. La justicia de Paz y Faltas interviene en esas violencias y en tantas otras. Por eso es tan importante”.