Lo que dejó el encuentro nacional e internacional de jueces de paz y faltas - Infojus 104

Dic 10 2018
Por: María Luisa Lucas
 
El 11 y 12 de octubre fui invitada a disertar en el IV Encuentro Nacional y II Jornadas Internacionales de Jueces de Paz y Faltas en la provincia de San Luis, oportunidad en la que pude resaltar el rol de los jueces de paz y faltas como auténticos pacificadores sociales, el primer eslabón para un acceso a Justicia eficaz.
El Chaco comprendió, a partir de la recuperación democrática, que el punto de partida para el progreso global de la administración de justicia era provocar la tendencia a formar jueces de paz con un perfil más fuerte que débil, ventajas para cumplir esa renovación y eficiencia desde el escenario de la justicia de menor complejidad propio de la justicia de paz por su destacada función pacificadora. 
 
El ciudadano común va a buscar paz en esa justicia, ahí radica la misión que decididamente defendemos. Esto es: que la justicia de paz puede y debe tener una acción pedagógica y de solución de disputas entre los ciudadanos. 
 
Por un lado, en la actualidad, el mundo jurídico se debate en reducir la litigiosidad de los tribunales y la transformación de la justicia penal, con la aparición de un nuevo paradigma de descentralización, consenso y oportunidad. Por otro, se observa el (re)nacimiento de la justicia de paz con sus principios de simplicidad, adecuación, informalidad, oralidad y absoluta economía procesal, y de las reformas de la administración de justicia que se encuentran en curso.
 
La desjudicialización, que consiste en 1) simplificación procesal; 2) utilización de medios informales para acelerar o mejorar el desempeño de los procesos judiciales; 3) transferencia de las competencias para la resolución de litigios a instancias no judiciales; y 4) transferencia de las competencias para la resolución de litigios a viejas o nuevas profesiones  jurídicas o de gestión/resolución de conflictos, propias de la justicia de paz y faltas, algo que en la actualidad son objetivos de la justicia ordinaria.
 
La paz social se logra cuando es la propia comunidad quién encuentra la solución al conflicto. Acceso a justicia consiste en generar el espacio donde pueda lograrse ese acuerdo en que el juez este ahí para la comunidad y tome una decisión respecto a si es o no posible. La verdad consensual es, entonces, un nuevo paradigma basado en el consenso, donde la solución del conflicto está en pie de igualdad con la decisión del caso. 
 
Es cierto, son juzgados con magistrados cuya competencia se aparta en cierto sentido de las normas procesales para dar lugar a una cierta informalidad que bajo criterios de equidad, paz social y sentido común dan lugar a la solución del conflicto mediante la verdad consensual.
 
Insistimos en que se busca conservar la identidad de la justicia de paz: “Atender los conflictos de todos los días que surgen de la simple y ardua convivencia, de las relaciones más comunes y necesarias y que contienen los ingredientes de la intemperancia y mal humor propios de los escasos recursos y a los que hay que darles respuestas “en caliente”, con rapidez y sin enredantes piruetas formales”, como nos enseñaba el maestro Morello.
 
Esto coincide con lo dicho por el destacado procesalista penal doctor Julio Maier: “las partes quieren una solución que armonice sus dificultades, no una sentencia que cristalice sus discordias”.
 
Firma de convenio marco
Durante el encuentro se firmó un convenio marco de capacitación, actualización y perfeccionamiento de magistrados y funcionarios de la justicia de paz en la plataforma de aprendizaje virtual, basado en moodle de la Secretaría de Informática del Poder Judicial de San Luis. Fue rubricado por Elena Highton de Nolasco, vicepresidenta de la CSJN; Martha Raquel Corvalán y Lilia Ana Novillo, presidenta y ministra respectivamente del Superior Tribunal de Justicia de San Luis; Paula Ludueña ministra del STJ de Santa Cruz; y por el Chaco lo hice sujeta a la homologación de mis pares del STJ; entre otras autoridades.
 
Sus propósitos son: 1) optimizar el servicio de justicia; 2) desarrollar acciones que sostengan un proceso continuo de mejora de la calidad de la intervención de los jueces de paz y faltas y 3) estimular la implementación de proyectos institucionales que impliquen procesos facilitadores del efectivo acceso a la justicia y propiciar la digitalización en los procesos judiciales.
 
Comisión promotora
Además se firmó el acta de creación de la comisión promotora de la Federación Argentina de la Justicia de Paz y Faltas que preside la jueza Isabel Strizik (Chaco), y el juez Leandro Raúl Guanziroli (San Luis) como vicepresidente
 
Ésta se compromete a: 1) promover la creación de asociaciones y/o agrupaciones de jueces de paz, en cada provincia de la República Argentina. 2) Confeccionar el Estatuto de la futura Federación. 3) Llamar a asamblea en un término no mayor a un año con el fin de someter a consideración el estatuto y llevar a cabo la elección de autoridades.
 
Bienal permanente
Quiero destacar que la Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de Justicia de las Provincias Argentinas y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Ju.Fe.Jus.), aceptó mi propuesta de incorporar estas reuniones como actividad bienal permanente en su programación, manteniendo su apoyo económico a las mismas e incorporándola en la Comisión de Acceso a Justicia de dicha institución.
 
Conclusión de las jornadas
Para finalizar, me gustaría compartir con ustedes algunas de las conclusiones el encuentro: 
1. Aplicar principios y reglas que favorezcan la intervención de la justicia de paz en forma oportuna con la finalidad de descomprimir situaciones de conflicto, disminuir riesgos, acompañar en situaciones de vulnerabilidad.
 
2. Fomentar y desarrollar la operatividad de las 100 Reglas de Brasilia, procurando visibilizar las situaciones de vulnerabilidad. 
 
3. Incorporar a los facilitadores judiciales y/o mediadores y/o desarrollar sus  técnicas de abordaje en situaciones de conflicto para permitir que las partes puedan evaluar la viabilidad de sus expectativas, la razonabilidad de una opción, la legitimidad de una propuesta o alternativa. 
 
4. Suministrar información y orientación en lo que se refiere al seguimiento de las intervenciones de la justica de paz, proporcionando los datos recabados y en su mérito las medidas adoptadas y/o peticionadas con miras a la atención, y solución de su requerimiento, petición y/o necesidad. Fortalecer el nexo de comunicación entre la comunidad y la justicia letrada.
 
5. Empoderar en la labor diaria toda herramienta, acción, programa, proyecto que aborde  la problemática de la violencia en sus diversas formas.  
 
6. Fortalecer el compromiso de la justicia de paz para erradicar la violencia en sus diversas formas.
 
7. Intensificar la  inmediatez mediante el desarrollo del trabajo en el contexto real del vecino del juzgado de paz.
 
8. Organizar, gestionar, medir los flujogramas (internos y externos) de trabajo de la justicia de paz. 
 
9. Aprehender y materializar el lenguaje semántico y simbólico relativo a diversas temáticas, tales como: violencia, género, trata de personas a los fines de dar la apertura e igualdad que la sociedad actualmente espera del operador del derecho.
 
10. Propiciar la digitalización  de los procesos como medio facilitador del acceso a la justicia.
 
11. Replicar las experiencias de la justicia de paz en las provincias de San Juan, Mendoza, Misiones, Buenos Aires, referido a la realización de los trámites pertinentes para la obtención de Documento Único  y las inscripciones de nacimiento tardío, enfatizando que  el nombre es un signo distintivo y revelador de la personalidad constituyéndose  así como atributo del ser humano.
 
• De lege lata: implementación de una lista de abogados que actúen gratuitamente como carga pública y previo sorteo en defensa de los derechos de los adultos mayores, en el marco de los deberes impuestos por el Dto. Ley N° 119/01 de la Provincia de Corrientes.
 
• De lege ferenda: crear un protocolo de actuación para la protección de los derechos de personas adultas mayores.  Modificar la figura del defensor de los derechos de los adultos mayores, creada por Ley N° 6243/14 (Capítulo 3). Crear la figura del abogado del adulto mayor.
 
María Luisa Lucas