58 años de funcionamiento del Consejo de la Magistratura chaqueño - Infojus 81

Sep 30 2016
Por: Rolando Toledo (Ministro del STJ del Chaco)
El 25 de setiembre de 2016 nuestro prestigioso Consejo de la Magistratura del Chaco cumplió los 58 años de efectivo y eficiente cumplimiento de su labor en la selección, nombramiento y traslado de los jueces y representantes del Ministerio Público, así como en su actuación como jurado de enjuiciamiento de tales funcionarios judiciales. Sabemos que la finalidad de los constituyentes de 1957 fue el de asegurar y garantizar la independencia judicial, de manera tal que se dejara sin fundamento el cuestionamiento de cierta parte de la sociedad al sistema de nombramiento de los jueces y funcionarios judiciales por el llamado procedimiento político de designación, en el que intervenían el Parlamento (que proponía) y el Ejecutivo (que designaba). Enrique Paixao, que fue convencional nacional en Santa Fe- Paraná en 1994, ha escrito: “La crisis judicial puede ser sintetizada en tres conceptos centrales: una crisis técnica -o de infraestructura -, una crisis institucional- relacionada con la antigüedad (y consecuente pérdida de eficacia) del diseño de los órganos judiciales y de los sistemas procesales-y una crisis política, relacionada con la manipulación de designaciones y decisiones, y vinculada con la pérdida generalizada de confianza pública en la justicia. Esta última fase es particularmente perversa, pues el cuestionamiento de algunas magistraturas importantes suele ser visto por la opinión pública como motivo bastante para poner en duda la integridad e idoneidad de un alto número de jueces, las más de las veces injustamente”.
 
Es cierto que hubo cuestionamientos al nuevo sistema del Consejo de la Magistratura, tanto por ser ajeno al sistema presidencialista con origen en la Constitución de Estados Unidos de Norteamérica, así como por apartarse de los cánones previstos en los países en que regía la institución (Francia, Italia, España, Grecia y Portugal), pero también es cierto que en nuestra Provincia, ha tenido resultados positivos, hasta el punto que es citado como ejemplo virtuoso en esta materia, y  ha sido replicado el sistema en varias constituciones provinciales (v.gr. Chubut, Río Negro, Tierra del Fuego, entre otras). 
 
He tenido la oportunidad de integrar el Consejo de la Magistratura en varias oportunidades, con diferentes integraciones y bajo el gobierno provincial de distintos colores políticos, pudiendo dar testimonio de que siempre se respetó su funcionamiento autónomo e institucional, así como que en la selección y designación de todos y cada uno de los jueces y funcionarios  del  Chaco en los que tuve oportunidad de participar, siempre se respetaron los resultados de los exámenes y atendieron a lo surgido de las entrevistas realizadas en la búsqueda de las mejores personas que por su conocimiento, actitud, experiencia, especialización, gestión y demás aspectos que se ponderan para decidir la propuesta del candidato para cubrir la vacante  pertinente, permitieran vislumbrar cumplir un funcionamiento acorde a las exigencias de la comunidad respecto al servicio público de justicia.
 
Agradezco profundamente poder haber integrado el Consejo de la Magistratura, y rindo desde aquí un humilde homenaje y reconocimiento a todos aquellos que durante tantos años, supieron como integrantes del mismo, esforzada y anónimamente, cumplir con esmero y dedicación, uno de los principales roles institucionales: ser elector y juez de jueces. Y por supuesto, auguramos muchos éxitos al actual Consejo y a los que vendrán, que seguramente serán muchos.
 
 
Rolando Toledo